ORLANDIZAR, de Jaime C. Pons Alorda

Va vestida de huesos y cartílagos. Va vestida con las profundidades del tiempo cubriéndole la piel y la chuleta. Los cabellos como gritan desesperados de furor, terror y ternura. Puedo imaginarla corriendo entre laberintos, con un pene mastodóntico o una vulva elemental. Pangea. El ser cósmico místico grandilocuente que, desde su interior, hace que todo vibre, tiemble y reverbere a través de las trampas de la cronología. Y Sobrevive: Supraved: ¡SOBREEXISTE! De esta forma, con una potencia extraordinaria, este poema hecho ser (y viceversa) se confunde con los abismos, que son siempre trampas lingüísticas. Orlando es la gran transgresora, la eterna, lo esencial, la inmortal, el eslabón sofisticado, y tú, Mireia, has creado un huracán, una explosión de matrices motrices y significaciones. La antorcha sigue iluminando y nos ofreces, pues, el seguimiento de este testimonio imprescindible, entre voces ajenas, como ecos dentro de la inmensidad (de Christina Woolf Virgina Rossetti, núcleos primordiales, magmáticos, volcánicos, vertientes espectaculares … Hasta el poeta que apenas está naciendo entre gritos y anhelos de absoluto). Y lo haces humildemente, como cuando Blake supo que el infinito está dentro de un grano de arena: tu desierto poético nos inunda de maravilla a través de todos estos versos. ¿Has creado, pues, o te ha(n) creado versus has sido creada? ¿Hasta qué punto tú has ido a Orlando o Orlando te ha encarnado? De encarnación, de necesidad, de cadena humana, de columna espinal espiritual es de lo que hablas, lo que vives, lo que transmites a través de esos poemas fortísimos. Naturalmente Orlando, ¡of course!, no puede ser ningún otro. Tu poemario es poderoso, fantástico, diferente, inteligente, fresco, vital, rítmico, melodioso, (in)armónico, salvaje, brutal, inclemente, auténtico, latiendo… Es un soplo vital total existencial. Refrescas y emociones con cada verso, que es como si hubiera nacido para fecundar tu boca con sonoridad, augurio y tormenta. Y, en todos los lenguajes de la pasión, se da cuenta: UN VERSO SUPREMO, UNA FUERZA SUPERIOR, ENCUENTRO MILENARIO, PROFUNDIDAD Y TRIUNFO. This (y)our Orlando es todo esto y más. Gracias por orlandizarme a mí también. ¡Alas!

Más artículos

Envíanos un mensaje