Crítica de Ignasi Franch en EL TRIANGLE, número 1011, 11 de ABRIL.

“El quinto poemario de Mireia Vidal-Conte combina la definición de una voz propia con la inmersión simbiótica de ésta en las palabras de Virginia Woolf o Christina Rossetti. La autora poetiza experiencias biográficas a la vez que reflexiona sobre las relaciones posibles (de complementariedad, de exclusión) entre la vida y la escritura, utilizando imágenes que hermanan ambos mundos (como el lenguaje de los cuerpos o las palabras escritas sobre la piel) . Vidal-Conte se expresa con un lenguaje apasionado, fragmentario, esculpido con intensidad (y, en ocasiones, con humor), donde a menudo la elaboración sintáctica deja paso a las conexiones de interpretación más o menos libre entre palabras. Dominan las composiciones breves en un conjunto lleno de recurrencias y referencias, que parece reivindicar la pasión en el amor (“que puede hacer daño”) y en la creación. Ignacio Franch.

Más artículos

Envíanos un mensaje